¿Te has preguntado alguna vez porqué te sientes tan sola/o en la crianza?

¿Te has encontrado con ganas de correr a desahogarte cuando la crianza o la vida se te hace cuesta arriba?

¿Piensas que tienen que haber otras familias con tus mismas necesidades, con algo que compartir pero no encuentras el espacio?

¿Ya desde tu embarazo sientes que se te mueven emociones e inquietudes de las que no se suelen hablar?

¿Piensas que cada día que pasa aprendes un poco más a ser m/padre?

¿Necesitas un acompañamiento individual cuando el parto, la maternidad no es cómo te hubieras imaginado?

¿Quieres tener más herramientas para potenciar la salud de tu hijo/a y compartir experiencias como la reflexología podal y el masaje infantil?

…. Si te haces alguna de estas preguntas este puede ser tu lugar. Un nuevo día que pasa para aprender algo nuevo y con la maternidad te sientes más unida al UNIVERSO, y te recuerda que todos/as estamos conectados y somos uno. ¿Te das cuenta de cuánto te identificas con los demás cuando ves una embarazada, una madre paseando a su niño/a o conteniéndole el llanto? y es porque tú estás con ellas. Esa complicidad de ser madre que compartimos es lo que me mueve a escribir y a susurrarte al oído que yo también soy MADRE, y eso que tú sientes yo también lo he sentido o lo sentiré. Ante esa laguna que es criar en ciudad, en sociedad occidental, con necesidades físicas cubiertas quiero lanzar este grito al viento: NO ESTAMOS SOLOS. Estamos acompañados de la abuela que dice que tapes a tu niño, del caballero que te abre la puerta de la tienda, y de cada persona que te reconoce por la calle.

Llegamos a casa con todo lo material cubierto pero detrás de ese cochecito, esa cuna, esa bandolera estás tú con tus manos y tu niño en la falda. Tus inseguridades afloran, pues parimos queriendo ofrecer algo distinto a nuestros hijos a lo que vivimós, pero ¿qué?. Te metes en un foro, le envias un what’s up a tu vecina o te echas a llorar. ¿Dónde se ha metido aquella tia, o aquella prima-vecina que antaño cuidaba de los niños?. Entonces tu niño te mira y te sonríe y todas las sombras de tu camino se iluminan.

De la luz de este blog quiero transmitir:

ACOMPAÑAMIENTO: Quiero ofrecerte esos recursos  “emocionales” para que puedas afrontar la maternidad desde el embarazo en el proceso de cruzar ese puente: de hija a madre, de mujer a familia. Y también cuando tus expectativas no se cumplen, en las decisiones y momentos cruciales de la crianza: en el parto, en el postparto inmediato, para transitar ese duelo del bebé que se fue. O también en esos momentos críticos como  en la vuelta al trabajo, con la adaptación tuya y de tu hijo a un espacio o profesional, para comunicarte mejor contigo misma, con tus fortalezas y con tus limitaciones y así poder mejorar la comunicación con tu hijo/a.

EMPODERAMIENTO: Quiero ofrecer herramientas a las madres, a las familias, a través de los talleres y la psicoterapia para abrir una puerta a la inquietud, a decidir la propia crianza y la propia conciliación que se escoge. Para criar con las manos desde el corazón masajeando un te quiero, estimulando con los dedos un “tu solito te vas a curar si yo te reflexeo” CONFIANDO en que hay mas familias allí fuera con ganas de echar una mano y pedírtela y que simplemente aún no se atreven. Ofrezco la consulta individual o en pareja para promocionar la Salud Perinatal, sosteniendo, acogiendo emociones y devolviéndolas para ayudar a encontrar un espacio de reencuentro, un lugar donde se encuentre la propia fortaleza para afrontar los diferentes retos que nos propone la vida.

AUTOGESTIÓN EN RED: A las madres que quieren conciliar y  no saben cómo, las que perdieron su trabajo externo, y las que quieren encontrarse con otras familias, que sus hijos jueguen con otros niños, buscarse alternativas a las extraescolares. Para las que quieren compartir canguro, o quieren montar algo, para ellas me gustaría lanzar una red. Y las “autoempleadas cassolanes” que conecten entre ellas. Las familias nos podemos autogestionar mejor para acompañarnos y apoyarnos más allá de instituciones, guarderías y otras hierbas. Y por esto cada vez somos más las doulas y las reflexólogas madres que enseñamos a otras madres. Para poder restaurar esa familia extensa de antaño y lanzar amor en tiempos de crisis. Por ello siempre facilito un espacio de taller de crianza en que todo esto se provoque de forma natural.

. Siempre he creído que otra forma de criar es posible, pero desde otro tipo de comunidad posible donde se pueda COMPARTIR la crianza.Visita el blog. Visita mi página de Facebook.

¡Haz comunidad, comparte!